Es un poco vergonzoso haber estado preocupado por el problema humano toda la vida y encontrar al final que uno no tiene más que ofrecer a modo de consejo que «tratar de ser un poco más amable».