La creencia en el infierno y el conocimiento de que toda ambición está condenada a la frustración a manos de un esqueleto nunca ha impedido que la mayoría de los seres humanos se comporten como si la muerte no fuera más que un rumor infundado.