La mayoría de los seres humanos tienen una capacidad casi infinita para dar las cosas por sentado.