No hay sustituto para el talento. La industria y todas sus virtudes son inútiles.