Que todos los hombres son iguales es una proposición a la que, en tiempos ordinarios, ningún ser humano en su sano juicio ha dado jamás su asentimiento.