Se necesitan dos para cometer un asesinato. Hay víctimas nacidas, nacidas para que les corten el cuello, como nacen los degolladores para ser ahorcados.