Sin control, el hambre y la sed de Dios pueden convertirse en un obstáculo, alejando al alma de lo que desea. Si un hombre quiere viajar lejos por el camino místico, debe aprender a desear a Dios intensamente pero en quietud, pasivamente y sin embargo con todo su corazón, mente y fuerza.