Uno de los grandes atractivos del patriotismo: cumple nuestros peores deseos. En la persona de nuestra nación podemos, indirectamente, intimidar y engañar. Matonear y engañar, además, con la sensación de que somos profundamente virtuosos.