La alegría de vivir consiste en el ejercicio de las propias energías, el crecimiento continuo, el cambio constante, el disfrute de cada nueva experiencia. Parar significa simplemente morir. El eterno error de la humanidad es establecer un ideal alcanzable.