Convertirse en una celebridad, un nombre, y de hecho he conocido a algunos que hablan de sí mismos en tercera persona, da miedo. Se convierten en un objeto, no en una cosa humana, compleja y cuestionadora donde las células siempre están cambiando.