Esa burbuja increíble y las altas expectativas creadas en los festivales pueden ir en contra de una película.