La ironía es una gran herramienta para lidiar con las cosas. Es una intelectualización, una forma de ir por encima de las cosas, que puede funcionar.