Me di cuenta, y probablemente soy la última persona en el mundo en darme cuenta de esto, que vivimos nuestras vidas sin editar.