No es el ántrax ni el terrorismo ni el SIDA lo que es la peor enfermedad de nuestro mundo: la enfermedad más horrible del mundo es el odio.