Realmente intento, al menos conscientemente, no ser cínico o irónico.