Cada uno de nosotros es un ser humano perfecto, deformado por la familia, la sociedad y la cultura.