Cuando murió mi padre, no lloré. Cuando mi gato murió tres días después, lloré mucho.