La sociedad humana tiene fronteras densas – económicas, religiosas y culturales – inculcadas desde una edad temprana. Odiamos el cambio.