Toda obra de arte pertenece a su tiempo. No volvería a pintar la Mona Lisa en tercera dimensión.