America Online, por supuesto, es un maestro de la venta dura, desde llenar los buzones de correo con ofertas de prueba gratuitas hasta obligar a los suscriptores a hacer clic en los anuncios antes de que puedan recibir su correo electrónico.