De 1983 a 2000, William Goren robó más de 30 millones de dólares a inversores en Long Island y Queens. Sus objetivos favoritos eran las viudas y las parejas jubiladas, como Helga y Simon Novack, sobrevivientes del Holocausto que le dieron al Sr. Goren los ahorros de toda su vida.