Los corredores africanos hacen ejercicio regularmente en los Estados Unidos y Europa, y el Comité Olímpico Internacional envía parte del dinero de los Juegos a los comités olímpicos de los países pobres, que utilizan el dinero para financiar sus propios programas.