Los ejecutivos corporativos a menudo compran o venden acciones de sus empresas, y las acciones rara vez suben o bajan de manera significativa cuando se informa sobre esas transacciones.