Los grandes bancos han tenido durante mucho tiempo divisiones de capital privado que aportan capital para operaciones demasiado complejas o riesgosas para que las financien los accionistas individuales.