Los inversores han estado demasiado dispuestos a comprar acciones con fuertes ganancias reportadas, incluso si no entienden cómo se generan las ganancias.