Los prestatarios de casas rodantes, en su mayoría cerca de la parte inferior de la escala económica, a menudo incumplen sus préstamos.