Para financiar los déficits, el gobierno debe vender bonos a los inversores, compitiendo por capital que de otro modo podría utilizarse para invertir en acciones o bonos corporativos. Los préstamos del gobierno elevan las tasas de interés a largo plazo, sofocando el crecimiento económico.