Era 1975. Había pasado el año en la Boston Museum School haciendo algunas obras de teatro muy extrañas. El último incluyó ir al Polo Norte Magnético y gastar todo mi dinero.