Ningún atleta termina su carrera de la manera que desea. Todos queremos jugar para siempre. Pero no funciona de esa manera. Aceptar el final con gracia es parte de ser un atleta profesional.