Estoy en una posición difícil en el sentido de que, por absurdo que parezca, no me gusta ser el centro de atención. Me subo al escenario todas las noches y toco canciones, pero casi siento que las canciones son el centro de atención. Tampoco me gusta abrir mis regalos de cumpleaños delante de la gente.