Salí con una persona de 40 años cuando tenía 19 y, desde entonces, no pienso mucho en que los números signifiquen algo. Pero siento que tal vez me he olvidado de trabajar en desarrollarme emocionalmente y cuidarme.