La razón más común por la que las nuevas madres regresan al trabajo antes de lo que les gustaría es porque ya no pueden permitirse seguir sin sus salarios.