Sin ninguna instrucción formal en finanzas personales en nuestro plan de estudios de la escuela secundaria o la universidad, muchos estudiantes universitarios que se gradúan en números rojos continuarán cometiendo errores financieros comunes que solo exacerbarán la carga de sus deudas.