Recordemos que la paz o la guerra no siempre se dejarán a nuestra elección, que por moderados o poco ambiciosos que seamos, no podemos contar con la moderación, ni esperar extinguir la ambición de los demás.