No se espera que los pintores pinten cuadros sombríos, ¿verdad?