Cuando una mujer se viste para salir de noche, quiere regalar el 50% y retener el resto. Si eres un libro abierto, no hay atractivo.