Es el orgullo, el vicio infatigable de los necios.