Los necios se apresuran a entrar donde los ángeles temen pisar.