Nunca pensé en escribir una novela hasta los 13 años, y eso sucedió por casualidad. Estaba de vacaciones escolares y estaba aburrido, y pensé que solo quería hacer algo para ocuparme en lugar de preguntar: ‘¿Qué puedo hacer, mamá? Entretenme.’ Comencé, y realmente se apoderó de mí, y me di cuenta, ‘Wow, esta es una experiencia increíble’.