La mayoría de los comunistas que conocía eran gente agradable.