El primer deber de la sociedad es dar a cada uno de sus miembros la posibilidad de cumplir su destino. Cuando se vuelve incapaz de cumplir con este deber, debe transformarse.