Los estadounidenses combinan las nociones de religión y libertad tan íntimamente en sus mentes que es imposible hacerles concebir una sin la otra.