Supongo que la música, particularmente el blues, es la única forma de esquizofrenia que se ha organizado para ser tanto legal como beneficiosa para la sociedad.