Una buena película es cuando el precio de la cena, la entrada al teatro y la niñera han valido la pena.