Lo que necesitamos no son leyes de matrimonio prohibitivas, sino una sociedad reformada, una opinión pública educada que enseñe el deber individual en estos asuntos.