El perdón genuino no niega la ira, sino que la enfrenta de frente.