Durante mucho tiempo, tuve la idea de que haría una cierta cantidad de trabajo lo mejor que pudiera, y luego llegaría a una zona de confort y no me empujarían a escribir más. Me convertiría en una persona diferente. Me sorprende que esto no haya sucedido. Tu cuerpo envejece, pero tu mente es la misma.