Era un sentimiento de lealtad a nuestro propio sexo y un entusiasmo por que se eliminaran todas las degradaciones que se aplicaban a nuestro sexo.