Cuando tenía 18 años, fui a la Unión Soviética. Seguí escuchando que Estados Unidos estaba planeando bombardearlos, muchas bombas iban a caer sobre estas personas. Fui allí sin saber nada, excepto que pensé que todo era una estupidez y que quería ver quiénes eran esas personas que íbamos a bombardear.