Desde la época de la quema de brujas, las abuelas, los curanderos y las parteras han sido objeto de ataques sistemáticos. Y quemado en la hoguera durante cientos de años, diezmando comunidades enteras.